Humanizando la hemodiálisis

En julio de 2019 la Fundación Renal puso en marcha Humanizando la hemodiálisis un proyecto alineado con nuestra Misión, pero que quiere ir todavía más allá del modelo de atención integral. El objetivo no sólo es ofrecer a nuestros pacientes una atención clínica, psicológica, social, deportiva y nutricional excelente, sino que queremos hacerlo desde un punto de vista del cuidado de la persona, todavía más humano, en toda su globalidad. Este proyecto supone que la humanización se plantee como el principal servicio que tenemos que ofrecer a las personas con enfermedad renal.

El objetivo más importante de nuestros cuidados debe ser la persona que está enferma, con su problemática y sus necesidades, tanto físicas como familiares, sociales, de atención, etc. Tenemos que partir de la base de que una persona enferma es una persona vulnerable, que necesita más que nunca el apoyo y la cercanía de las personas que la rodean y, en nuestro caso, de los profesionales que la cuidan y que comparten con ella una gran cantidad de horas juntos en el centro sanitario al que acude para recibir tratamiento. La importancia de un cuidado cálido y humano por parte de los profesionales radica en brindar a sus pacientes la posibilidad de sentirse acompañados y apoyados para enfrentar el proceso de enfermedad. La Fundación Renal necesita profesionales que, además de ser excelentes a nivel científico, investigador y técnico, sean excelentes a nivel de relaciones humanas.

Tenemos que considerar la humanización como una parte intrínseca de nuestro abordaje profesional, contribuyendo por tanto a nuestro desarrollo y a nuestra satisfacción personal. La atención a los pacientes desde el punto de vista humano tiene que estar presente en todas las actividades, procesos y tratamientos que le ofrecemos a nuestros pacientes, alineándose con la Misión de la Fundación: el tratamiento integral del paciente renal. Con el objetivo de lograr tener una marca de diferenciación: no sólo dializamos bien, sino que dializamos bien y humanamente.

Humanizar está en manos de todos y cada uno de nosotros, por tanto, es nuestra misión llevarlo a cabo y ofrecer a nuestros pacientes la mejor atención y de mayor calidad posible. Como se reflejan los Planes de Humanización de la Asistencia Sanitaria creados por varias administraciones públicas, “el proceso de humanización es una parte fundamental de la calidad del servicio que se presta, es un compromiso activo y una responsabilidad de cada uno de nosotros”.

El proyecto Humanizando la hemodiálisis contempla una docena de medidas y un decálogo.

Entre las principales medidas de humanización que se han establecido están las siguientes:

1.- Fomentar la comunicación con el paciente renal durante las sesiones de hemodiálisis

Tratamos a pacientes crónicos, los vemos cada dos días, y debemos hacerles un seguimiento constante para conocer y detectar posibles cambios en su día a día que puedan influir en el manejo de su enfermedad, tanto en lo sanitario como en lo humano. No se establece una periodicidad determinada, ni un tiempo mínimo de esta comunicación, se trata de un cambio de paradigma a la hora de hacer nuestro trabajo con el paciente renal durante la sesión de diálisis.

2.- Importancia de la acogida a la unidad. Primera diálisis

En esta visita inicial se informa sobre el tratamiento que se le va a realizar en la Unidad, se le enseñan las instalaciones, se concretan las necesidades o situaciones especiales que requiera cada paciente, se le entrega la carpeta de bienvenida con las normas de funcionamiento de la unidad, se le presenta al personal que le va atender en su primera diálisis y a los pacientes de su turno, y se tratará de resolver cualquier duda que pueda tener, tanto al propio paciente como al familiar directo interesado.

3.- Organización de minitalleres formativos durante la sesión de diálisis

Se trata de proporcionar a los pacientes nociones breves de temas básicos relacionados con su enfermedad. Se elaborarán documentos que puedan servir de apoyo para explicar estos temas a los pacientes, así como para reforzar lo aprendido en la sesión siguiente a la formación:

  • El agua y dieta
  • El Acceso Vascular FAV / Catéter
  • Conocimientos en general de la enfermedad renal crónica

Además, se contemplan otras acciones operativas o estratégicas como:

  1. Celebraciones de cumpleaños
  2. Eventos en Navidad
  3. Carta de duelo a familiares
  4. Entornos humanos y amigables/infraestructura humanizada
  5. Uso de tecnologías, equipamientos y distracciones durante la sesión de hemodiálisis
  6. Mejoras en los espacios comunes, instalaciones y conectividad
  7. Existencia de mecanismos para escuchar y recoger la voz de los pacientes y los profesionales
  8. Atención asistencial integrada entre el personal médico y el personal de enfermería. Fomentar la visita médica conjunta de ambos profesionales para que los pacientes puedan consultar todas sus dudas y participar en las decisiones de su tratamiento con toda la información posible.
  9. Creación de una cultura de humanización en la Fundación Renal. Transmitir a los profesionales de nueva incorporación y a los profesionales en formación la cultura de humanización de nuestra organización.
  10. Promover un Decálogo para la humanización de la asistencia sanitaria