¿Qué es la consulta ERCA?

Es una consulta personalizada para los pacientes que tienen una función renal muy disminuida, generalmente en los estadios 4 y 5 (filtrados glomerulares inferiores a 20-30 ml/min/1.73m2) y no han iniciado todavía ningún tipo de tratamiento renal sustitutivo (diálisis, trasplante, entre otros). Se atiende por varios profesionales, tanto médicos como enfermeras.

¿Qué ofrece una consulta ERCA?

Básicamente cuidados, tratamiento, información, educación y tiempo.

  • Tratamiento y cuidados de la enfermedad renal adaptado, personalizado a cada paciente, en un seguimiento más continuado que el de la consulta habitual de nefrología (más visitas al año)
  • Información y educación sobre la enfermedad renal y sobre los distintos tratamientos disponibles para el momento en que los riñones ya no funcionen.
  • Tiempo para informarse sobre todo lo que rodea a la enfermedad renal y sus opciones de tratamiento. Tiempo para preguntar y resolver dudas tanto de los síntomas y del tratamiento de la enfermedad, como de la dieta, y de las repercusiones sociales y laborales de la enfermedad. Es por ello por lo que en la consulta ERCA también se involucran puntualmente otros profesionales: dietistas, psicólogos, trabajadores sociales.

¿Y sobre las opciones de tratamiento, qué aporta la consulta ERCA sobre la consulta de nefrología general?

Los dos principales objetivos terapéuticos en la consulta ERCA son:

  • Retrasar la progresión de la enfermedad renal y detectar y tratar precozmente sus complicaciones.
  • Toda vez que se haya elegido técnica de tratamiento renal sustitutivo, preparar adecuadamente para iniciar este tratamiento en las mejores condiciones.

Integración en red asistencial de los diversos tipos de tratamiento de los pacientes con ERC estadio 5. TX: trasplante, DP: diálisis peritoneal, HD: hemodiálisis.
Fuente: Plan Estratégico 2011-2015 en Nefrología, Comunidad de Madrid.

Para cumplir estos objetivos los profesionales de la consulta ERCA acompañan al paciente en esta fase que puede prolongarse meses o años y en las que se ofrece seguimiento continuado de la enfermedad renal e información amplia y detallada  para que, de acuerdo con la Ley de Autonomía del Paciente se pueda elegir con tiempo e información suficiente la técnica de tratamiento renal sustitutivo más adecuada (hemodiálisis en centro o domiciliaria, diálisis peritoneal, trasplante renal, trasplante renal de donante vivo) o el tratamiento conservador.

Es importante que la elección se haga con suficiente tiempo de antelación, ya que para cada tipo de tratamiento hay que hacer los preparativos suficientes (colocar el catéter peritoneal, o crear una fístula arteriovenosa, entre otros).

La elección de tipo de tratamiento se hará a través de un consentimiento informado por escrito y tras un proceso estructurado de información en el que se resuelvan todas las dudas que puedan surgir sobre cada tipo de tratamiento.

Guías S.E.N. sobre ERCA. Nefrología 2008; Supl 3, 113-118

¿Y qué aporta el paciente en la consulta ERCA?

La consulta ERCA pretende acercar y mejorar la relación profesional sanitario / paciente en esta fase tan importante de la enfermedad renal y que genera tantas dudas. Es, por tanto, muy importante la corresponsabilidad del paciente en el seguimiento de la información, tratamiento y visitas programadas, así como la confianza en la relación con los profesionales de la consulta ERCA.